Momo regresa al olimpo al concluir el Carnaval

El desfile de alegorías es  uno de los eventos más esperados por locales y turistas y este año el público se asombró  con decenas de figuras efímeras que materializaron los sueños y  fantasías que dieron origen a la gran fiesta este año.

Puntual a su cita el desfile inició a las 16:30 horas.  A su paso,  la enorme columna  maravillaba al público con sus variadas figuras y recreaciones hechas de materiales como el papel, tela, metal  e hilos de leds.  Desde las hadas, la tinta, los libros,  prodigiosos guerreros y animales fantásticos, algunos símbolos de la cultura oriental, sirenas, brujas y serpientes hasta una representación libre de una mezquita, duendes y elfos, atraparon las miradas y crearon un ambiente de fascinación entre  miles de espectadores que atiborraron el malecón.  

El desfile fue comandado por la Banda de la Escuela Secundaria Técnica 5; el carro de la cervecería Pacífico, patrocinador oficial de la máxima fiesta de los mazatlecos y la comparsa de exhibición  “Los sueños de Momo”, por parte de la Academia de las Bellas Artes y el Ballet Folclórico Macuixochitl.

Varios kilómetros del paseo costero permanecieron cerrados a la circulación vial durante varias horas para permitir el paso de 31 carros alegóricos y 21 comparsas,  que con sus bailes y euforia sin límite  dieron vitalidad a la fiesta andante.